Tratando Caballos Sangradores


Nuevo estudio investiga el alcance de la furosemida en hemorragias pulmonares inducidas por entrenamiento. Lo más seguro es que si usted es dueño o ha sido propietario de caballos de carreras, usted ha tenido que porfiar con un caballo el cual ha sobrellevado de hemorragia pulmonar inducida por el deporte (Hpie). Investigaciones indican que más del 80 por ciento de los caballos de carreras la tienen, y al equivalente se presenta en otros trances adonde los caballos son llevados a verificar un rápido ahínco físico decano, como en las carreras de barriles o de amarradero con lazo (tie-down roping). La pesadumbre es más evidente en su manera severa, cuando un caballo sangra por los ollares posteriormente de labrar ejercicio, aunque los episodios salvo trascendentales pueden ser campechanos utilizando un endoscopio. Un peso máximo de caballos de galopadas sufre de vista de sangre en las vías respiratorias inferiores o en la tráquea. Hay un gran enigma que alrededor de la Hpie, desde sus querellas, los acontecimientos precisos que toman local durante un incidente, incluso las neutralidades del por qué los específicos que se usan para referirse la Hpie funcionan. Se cree que hay una lista de hacedores que contribuyen a la Hpie. Según algunos, la prevalencia de la Hpie puede bracear que la colección de lactación de los caballos de licenciatura ha gestado a éste tan pronto como su sentimentalismo y bofes no pueden seguirle el ritmo de la instancia física impuesta sobre el caballo cuando va a gran rapidez. Un sistema forzado a su apotegma potencial está más propenzo a fracasar, en este acontecimiento, causando sangrado en el trotón. Por la misma mente, los asnos que son sacados de exámenes de deslizamiento igualmente experimentan la Hpie, lo que sugiere que el gran ímpetu en oportunidad de la precipitación puede ser el divisor causante. Falla Capilar Pulmonar por Estrés La religiosa exacta de la Hpie incluso es ignorada. Sin embargo, la tesis más considerablemente ratificada sobre el causante del sangrado es acostumbrada como la descompostura capilar pulmonar por estrés. Dentro de los bofes del matalón, miles de cojines liliputienses de aíre llamados alvéolos se combinan con los capilares sangrientos para entrenar lo que se conoce como la limitación alveolocapilar. Esta achacosa valla de 1/15avo del grosor de un cacho de papel, le permite al oxígeno y al dióxido de carboncillo ser intercambiados entre los bofes y el raudal sanguino. Investigaciones indican que la obstrucción sanguinea de un corcel en el interior de los bofes aumenta dramáticamente con el ejercicio – dos a tres ocasiones más adhesión que otras géneros mamíferas – y entre más rápido corra el jaco, máximo será la amenaza en los capilares pulmonares lo cual puede producir su separación. Se cree que la máximo parte del sangrado proviene de la parte superior zaga de los bofes. Un despacho difundido por sabios de la Michigan State University, graduado Regional Pulmonary Veno-occlusion: A Newly Identified Lesion of Equine Exercise-induced Pulmonary Hemorrhage, estudió los hilos pulmonares en los mulos de crenchas que sufrieron de una Hpie severa. En adherencia a las ofensas en los bofes que estaban saciados de tejido cicatrizal, descubrieron que las minas pulmonares habían afligido altibajos representativos, volviéndose mucho más reducidas. Esto es semejante a lo que ocurre en los entes cabales cuando sufren de disculpa veno-oclusiva pulmonar, la cual conduce a una hipertensión pulmonar. Los sabuesos no pudieron explicar si el acortamiento de las minas fue lo que causó la hemorragia o al revés, no obstante concluyeron que en los dos incidentes, una ocasión que el sangrado comenzó el remoldeamiento de las vetas contribuiría a que la jaez se volviera con creces más grave. Scott Palmer, V.m.d., Dabvp, expresidente de la American Association of Equine Practitioners y regente de la New Jersey Equine Clinic en Millstone Township, New Jersey. Actualmente es el líder del Aaep Racing Committee “lo primordial de todo esto es, que la vasculatura pulmonar normalmente se expande con el hinchazón de las presiones”, explica Palmer. “así que un caballo bajo paz tiene una obstrucción sanguínea bastante tranquila. Luego sale y hace deporte y la amenaza comienza a juntarse. Cuando la amenaza aumenta, los boles sanguinos se dilatan para adaptarse a esa amenaza. Con el plazo, si se produce una espantada de matanza de los capilares en los bernegales sanguinos, obtendrá un cambio inflamatorio en torno a esos tazones sanguinos. La excrecencia puede guiar a la columna de tejido cicatricizal, y puede conquistar un collarín exaltado en torno a ese bernegal sanguino. Eso limita la sagacidad del cuenco sanguino para expandirse como lo haría normalmente con un encarecimiento de obstrucción. Es como una manguera vieja de néctar para el huerto. Mientras que usted no tenga una ranura cubriendo la punta, usted podrá partir el escalón del jugo y esta saldrá sin ningún reparo. Pero una sucesión usted le coloque la raja a la manguera, el zumo comenzará a surgir por el otro emplazamiento de la manguera. Esta es una simplificación excesiva, empero se puede atribuir el mismo núcleo – usted está obstruyendo el flujo y éste no tiene a dónde armonizar, por lo que explota a través de las hormas pulmonares”. Furosemida El fármaco más común para controlar el sangrado – utilizado primordialmente por la gran colectividad de túneles – es la furosemida, más comúnmente señal Salix y antaño reconocida como Lasix. El fármaco de actividad limitada es un diurético, el cual aumenta la fabricación de micción y disminuye el grueso de matanza, y al igual disminuye el peso viviente – con un estimado de inclusive 20 libras en un asno de hazañas. La causa precisa por la cual la furosemida asignación a abajar los impactos de la Hpie además es ignorada, pero los detectives creen que puede pensionar a fatigar la amenaza en los bofes por abajo del escalón umbral adonde la hemorragia suele entablar. “puede ser que haya otro dispositivo trabajando en este tiempo del cual además no tenemos conocimiento”, dice Palmer“otros inspectores no creen que uno pueda evolucionar la amenaza pulmonar lo petulante con un diurético como para proceder esa diferencia. Así que creo que hay por lo a excepción de dos academias de enjuiciamiento al respecto, y creo que sería justo proponer que en las dos, no estamos seguros”. Otros se preguntan si la anfeta tiene un ámbito que mejora el provecho en un caballo, señalando que un bayo cargando excepto porcentaje generalmente corre más rápido. Uso del Medicamento El goce prolongado de la furosemida puede originar deshidratación, desequilibrio electrolítico y disminución del bulto plasmático. Al equivalente puede acoquinar el nivel de potasio en un caballo, requiriendo de complementos, así que estas cosas deben ser monitoreadas diariamente. Existen otros bálsamos que son aprovechados para negociar la Hpie, no obstante nadie tiene el señal científico y no son aceptados por la Aaep. “hay saberes científicos que han expresado que la furosemida es eficaz para achantar la incidencia y la repercusión de la Hpie”, dice Palmer. “no hay ningún análisis científico que muestre que los otros bálsamos logren lo mismo. Esto es importante desde el tratamiento legal, y es por eso que la Aaep apoya únicamente la furosemida, porque no hay aprendizajes científicos que demuestren que los otros fármacos funcionan”. La muerte razón ira e tumora en los bofes, lo cual puede enhilar a la cicatrización y el debilitamiento de los bernegales sanguinos. Los avatares, agravados por el polvo respirado, pueden labrar un conflicto opcional adonde las lisiaduras repetidas pueden declinar la Hpie a través del momento, con pocas expectaciones de mejora una oportunidad que el tejido ha sido lisiado excesivamente. Minimice el vicio pulmonar del caballo al prestarle más atención al medio ambiente adonde respira. Esto incluye cerciorarse que los corrales tengan buena oxigenación, que el potrero sea de un material con poco polvo o que haya sido bautizado para aprestar el polvo, y que el matalón sea alimentado con una parvedad de adhesión naturaleza y con poco polvo. El arrojar el trotón asimismo puede recobrarse su sanidad respiratoria. Si un penco sufre de un episodio grave de Hpie, el enfoque facultativo usualmente incluye el servicio de antibióticos para apoyar a apercibir una pulmonía bacteriana. ¿ayuda la Furosemida? Un apartamiento innovador realizado en el 2008 por tres cátedras de tres múltiples pueblos – Australia, Sudáfrica y los Estados Unidos – se publicó en la tirada del mes de julio de la periódica del Journal of the American Veterinary Medical Association dando un ojo a respuestas más definitivas respecto a si el goce de furosemida macana a controlar la Hpie. El examen, investido “la fuerza de la furosemida en la obcecación de la hemorragia pulmonar inducida por el ejercicio en los caballos de raya de Pura Sangre”, se valió de un test trenzado dobleciego con más de 150 caballos Pura Sangre de galopadas en Sudáfrica. Fueron avezados dos sucesiones sobre un tiempo de una semana, una sucesión recibiendo una dosis de furosemida y otra una dosis placebo. Una oportunidad que los caballos terminaron la ronda, fueron llevados al ensilladero para ser oscultados y evaluados. El despacho encontró que los caballos estaban mucho más propensos a exponer la Hpie tras la distribución del fármaco placebo, en representación de cuando se les suministró la dosis de furosemida. Aproximadamente el 55 por ciento de los caballos que fueron verificados desarrollaron una Hpie seguidamente de la dosis de furosemida, entretanto que el 80 por ciento desarrolló una Hpie con la dosis de placebo. Además, de los jacos que sufrieron de una Hpie posteriormente de haber hospedado la dosis de placebo, alrededor el 67 por ciento tuvieron una parquedad significativa en la rigora de la Hpie cuando fueron convenios con furosemida. Los científicos además notaron que los caballos que tomaron furosemida perdieron peso, aunque no pudieron discurrir una semejanza entre la devaluación de balancín y la profilaxis de la Hpie. El opúsculo, dijo Palmer, fue importante porque fue uno de los auténticos exámenes con este plan único. El bosquejo trabado, combinado con un gran dígito de caballos y observadores sin saber, le dio una certeza sin iniciales. “fue extremadamente godo desde un tratamiento estadístico, y extremadamente acomodado desde el punto de vista de diseño”, escala Palmer. “haciendo de este apartamiento, el único de labrantío entrelazado que he examinado realizado en historias. Algo en absoluto atrás visto. Es una pantomima de quehacer fenomenal desde esa perspectiva”. “uno de los elementos más importantes del despacho fue que puso la polémica de que si funciona o no la furosemida: Sí funciona”, continúa Palmer. “la pregunta de ricos ordenadores en este instante es: Ok, sí funciona, ¿pero debemos estar usándola? ¿es buena para los potros de frontera? Eso inmediatamente es un argumento aparte”. ¿medicar o No Medicar? Ciertos grupos en el universo de licenciaturas creen en el fe del “heno, avena y agua”. Es decir, los caballos deben de envidiar sin el procedimiento de ponzoñas las cuales puedan lijar su provecho y esconder el resentimiento y las laceraciones. Además, algunos creen que la furosemida les da utilidad a los caballos, aumentando su superficie en la señal y proveyéndoles de una primacía injusta para otros. Debido a que anteriormente los preparadores tenían que compulsar que sus potros habían padecido de sangrado pulmonar para rendimiento pirarse con furosemida, las regulaciones han sido decadentes de guisa de que a cualquier penco se le permite rivalizar con el específico para así equiparar el ambiente de muestrario. La furosemida, Palmer avala, no es una aumentadora del beneficio sino una optimizadora. Lo compara a la economía de la tumora de un tobillo usando hielo, fenilbutazona o un unjuento. Si se liberación la tumefacción, el caballo se siente mejor y es más posible que corra mejor. Lo mismo aplica para el sangrado. “me parece disfrazado que si el 80 por ciento de los caballos de semblanza han resinado y el sangramiento pone en riesgo su beneficio, entonces si se le da fármaco que disminuya la prevalencia del sangrado, es posible que mejore su rendimiento”, comenta él. “creo que es probablemente lo que está pasando acá. Pero hay gente que dice que es poco mucho más complicado que eso, dicen que hace que el potro se acelere. Personalmente, yo no lo creo”. La plaza de la Aaep sobre el sistema de furosemida, dice Palmer, es de estar cuidando el paz del bayo. “si usted sabe que su percherón va a gorronear y no le da el cuidado apropiado, desde un punto de vista del regalo del caballo, eso está mal”, dice Palmer. “la otra alternativa sería no correrlo. Así que las disyuntivas humanas serían no correrlo o darle la furosemida”. El caballos de carreras famosos altercado sobre la furosemida continuará con los malhechoras y los orientadores, especialmente en un éter social que exige máximo atención a la serenidad y el paz del caballo. “si debe de usarla o no, es una cuestión filosófica la cual está siendo debatida”, dice Palmer. “la Aaep, por ejemplo, opera bajo presunción de que si es magnífico para el caballo es buena para las líneas. Nosotros sentimos que eso sí es cierto, no obstante hay gente que dice que lo que es excelente para el petiso como singular puede no ser benévolo para el globo de licenciaturas como destreza. Es una de las preguntas esenciales que necesitan ser resueltas - ¿cuál es la prioridad?”.